CÓMO NOS AFECTAN LAS EMOCIONES

CÓMO NOS AFECTAN LAS EMOCIONES

¿CÓMO AFECTAN LAS EMOCIONES A NUESTRO CUERPO?

Siempre que atravesamos una situación emocionalmente frágil, con situaciones de estrés tanto por causas laborales, familiares o puramente personales, nuestro organismo reacciona y se adapta a esa situación, no solo a nivel psicológico, sino a nivel físico y orgánico. Somos una entidad con sistemas interrelacionados entre sí, y en cuanto una de nuestras partes sufre un desequilibrio puede afectar a las demás.

En muchas ocasiones hemos oído la expresión “ Los nervios me afectan al estómago” ó desarrollamos trastornos del colon ante casos de estrés. Estas situaciones ocurren de verdad y son muy habituales, más de lo que nos imaginamos normalmente.

El estrés suele ser la reacción emocional más habitual en los tiempos que corren, debido al ritmo de trabajo, mala alimentación y a las exigencias laborales y sociales. El estrés se manifiesta a nivel físico como una reacción de nuestro sistema endocrino.

MECANISMO FISIOLÓGICO DEL ESTRÉS

En momentos concretos nuestro nivel de adrenalina, noradrenalina e isoprenalina entre otras hormonas se dispara, secretadas en la glándula suprarrenal y en las terminaciones neuronales, responsables de mantener activo a nuestro sistema neurovegetativo simpático, con un gasto energético extraordinario para poder hacer frente ante situaciones de urgencia. Nuestro organismo trata constantemente de luchar contra esta situación, y en cuanto estas hormonas están en niveles muy elevados en sangre, la hipófisis o glándula pituitaria situada en el centro de nuestro encéfalo capta esos niveles y estimula la secreción de cortisona suprarrenal, que obligará a la propia hipófisis a enviar un mensaje a la misma glándula suprarrenal para descender los niveles de secreción de adrenalina y derivados, con lo que neutralizar ese nivel de estrés.

La adrenalina acelera el gasto energético celular, impide el correcto funcionamiento fisiológico visceral, cerrando esfínteres, disminuyendo contractilidad de la musculatura lisa intravisceral, reduciendo el peristaltismo intestinal, provocando mala secreción glandular, entre ellas salival y lagrimal y manteniendo una actividad muscular excesiva, llegando a la extenuación.

En muchas ocasiones la neutralización del estrés por nuestro organismo no se llega a producir ya que no se puede hacer frente a la situación, provocando en este caso toda la sintomatología asociada, como insomnio, malas digestiones, estreñimiento acompañado de despeños diarreicos, pérdida de peso, sequedad bucal, astenia y fatiga general, entre otros. Situación denominada de  disestrés irreversible.

Desde el punto de vista médico, la reacción orgánica consiste en una afección del sistema musculoesquelético y fascial, neurovegetativo y neuro-psíquico. Los síntomas producidos cuando el organismo no puede hacer frente a los niveles de adrenalina consisten en una afección estomacal y pancreática, lesiones del timo y glándulas surprarrenales, hipotermia y taquicardia.

¿CÓMO REACCIONAN LAS VÍSCERAS ANTE EL ESTRÉS?

Las situaciones de estrés afectan directamente a nuestro sistema visceral. En Osteopatía solemos decir que “somatizamos una situación emocional a nivel visceral”, es decir, una víscera reacciona ante esa circunstancia. Por lo general dicha víscera disminuye su capacidad de movilidad, y su sistema ligamentario se retrae impidiendo esa libertad de movimiento y condicionando a que la inervación y vascularización que le llegan esté dificultada, con lo que su sufrimiento será aún mayor.

Las estructuras viscerales que reaccionan más habitualmente ante las situaciones emocionales son el corazón, pulmón, sistema digestivo y sistema ginecológico.

En nuestra consulta hemos observado el alto grado de incidencia que presentan el hígado, estómago y corazón, como las tres vísceras más reactivas ante situaciones emocionalmente frágiles.

 ¿CÓMO TRATA LA FISIOTERAPIA Y LA OSTEOATÍA LAS SITUACIONES DE ESTRÉS?

Con terapia manual se puede recuperar la correcta movilidad de una víscera que ha sufrido, tanto trabajando a nivel osteoarticular los elementos que están relacionados con esa víscera como con técnicas específicas que actúen sobre ella para movilizarla. Un órgano que se mueve y realiza su función correctamente jamás enfermará. Sin embargo cualquier estructura que tenga un desequilibrio, no se mueva correctamente o por ejemplo no reciba buena vascularización podrá enfermar con más facilidad.

A nivel craneal se puede estimular la parte parasimpática de nuestro sistema nervioso neurovegetativo que favorece la neutralización del estrés, estimulando los ventrículos cerebrales occipitales favoreciendo la actividad del nervio neumogástrico, que controla gran parte de funciones viscerales y secretoras endocrinas.

Ejemplo:

Un corazón con restricción de movilidad podrá tratarse manipulando los niveles vertebrales T2-T3 (vértebras dorsales altas), tratando el diafragma, la base del cráneo y recuperando la movilidad de toda la caja torácica, ya que de todas estas estructuras emergen arterias y nervios que controlan al propio corazón, con lo que mejoraremos su situación. Posteriormente se realizarán técnicas de presión sobre la caja torácica para tratar los ligamentos que lo mantienen en su ubicación y para relajar la hipertonía del propio miocardio. Por último se realizarán técnicas craneales y cráneo-sacras que favorezcan el estímulo de nuestro sistema neurovegetativo parasimpático, con lo que reducir los niveles de adrenalina y mejorar la función visceral globalmente.

TERAPIA CRANEOSACRA

Entendemos por Terapia Craneosacra a una parte de la terapia manual osteopática que trabaja las difunciones de movilidad que afectan al movimiento respiratorio primario y a las tensiones miofasciales que acompañan a esa disfunción. Este movimiento presente en cada célula corporal, como un movimiento de contracción y expansión celular es indispensable para la vida, y acompañado del movimiento respiratorio y cardíaco conforma un ciclo de movilidad global con una cadencia de entre 6 y 8 repeticiones por minuto que puede ser percibido por el terapeuta en cualquier región del cuerpo. La percepción de este movimiento en el cráneo resulta especialmente sensible y eficaz a la hora de mejorar ese ciclo rítmico que favorece la función orgánica global y mejora los efectos orgánicos y viscerales provocados por el estrés. Con estas técnicas se mejora la movilidad de las meninges intracraneales, la fluctuación del líquido cefalorraquídeo y la movilidad global del cráneo.

Se trata de una terapia con contactos manuales muy sutiles que pueden desencadenar reacciones fasciales y emocionales importantes durante la sesión de tratamiento. Para conocer más sobre la terapia Craneo-sacra puedes consultar en el apartado de Tratamientos de nuestra web.

CONCLUSIÓN

El estrés como reacción psicológica conlleva múltiples reacciones orgánicas que pueden ser abordadas con terapia manual fisioterápica y osteopática. En ocasiones es necesario un tratamiento conjunto con terapia psicológica.

Recomendamos a nuestros pacientes llevar un ritmo de vida que favorezca la neutralización del estrés de forma natural, con una buena alimentación y sobre todo mucho ejercicio físico, que mejora notablemente el equilibrio hormonal necesario.

terapia craneo sacraterapia craneo sacra_2

Fuente del vídeo: Youtube        youtube.com/watch?v=y5auNjjcBps

Autor: AcostaFisioterapia

Deja un comentario

Nombre*

Email* (Nunca sera publicado)

Website

El objetivo de esta web es poder prestar toda la información posible acerca de la Fisioterapia y la Osteopatía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora