OBSTRUCCIÓN DEL CANAL LAGRIMAL

OBSTRUCCIÓN DEL CANAL LAGRIMAL

La obstrucción del canal lagrimal en niños

Dentro de nuestra consulta de fisioterapia y osteopatía abordamos múltiples patologías relacionadas con el ámbito pediátrico.

Las más frecuentes suelen ser los problemas relacionados con la esfera craneal, tales como plagiocefalias, dolicocefalias, craneosinostotis y diversos aplanamientos craneales, principalmente debidos al uso de instrumental para la extracción del niño durante el parto, y a las posiciones en decúbito en las que permanecen los niños durante bastantes horas a lo largo del día en meses sucesivos.

Las obstrucciones mucosas de la vía respiratoria, junto con las otitis son otras de las causas frecuentes en nuestra consulta osteopática, aunque la patología por excelencia es el cólico del lactante, trastorno de irritabilidad digestiva condicionado por alteraciones craneales e inmadurez del tracto digestivo durante los 4 primeros meses de vida del neonato principalmente.

Sin embargo existen otras patologías no tan habituales pero quizás más preocupantes para los padres, tanto por su desconocimiento como por su larga evolución a la hora de solucionar.

Entre ellas nos encontramos las obstrucciones del canal lagrimal. Los padres que han experimentado esta patología con sus hijos se dan cuenta de la falta de herramientas principalmente diagnósticas aunque también terapéuticas que existen en el ámbito médico. Con este artículo pretendemos dar a conocer esta patología y aportar los datos que puedan servir a los padres para detectar estas obstrucciones y tomar las medidas más adecuadas para enfrentarse a ellas.

De entrada comentaremos que en el ámbito de la medicina pediátrica esta obstrucción se la considera principalmente congénita, es decir es un defecto en la formación de diversos huesos del cráneo durante la gestación del niño, con lo que las soluciones principales pasan por el tratamiento con antibioterapia durante largos períodos y cirugías de drenaje y protésicas en casos graves y persistentes.

Desde la osteopatía queremos aportar otra visión de la causa por la que aparece esta obstrucción y como con terapia manual podemos solucionar algunos casos de forma definitiva.

¿Qué es el canal lagrimal?

El canal lagrimal es una estructura anatómica que comunica las fosas nasales con la cavidad orbitaria en la que se alberga el ojo. La finalidad de este canal es la de drenar la lagrima que es producida por las glándulas lagrimales situadas en la parte superoexterna de la órbita del ojo hacia las fosas nasales, después de que la lágrima lubrique y proteja a la conjuntiva y a todo el ojo. Cuando existe una producción excesiva de lágrima parte de ella se drena por este canal a las fosas nasales y otra parte sale al exterior sobrepasando los párpados.

Este canal está constituido en su parte anterior por la rama vertical y descendente del hueso frontal, en su parte posterior por la cara anterior de la rama vertical ascendente del hueso maxilar y en su cara interna por el hueso unguis o lagrimal. Se trata de un canal oseo conformado por varios huesos y relleno de un saco epitelial de aspecto blando y gelatinoso que permite el deslizamiento de la lágrima a las fosas nasales. Existe una válvula en su interior que se acciona al recibir la presión de la lágrima para permitir su paso, llamada válvula de Hassner.

 

 ¿En qué consiste la obstrucción del canal lagrimal?

La obstrucción del canal lagrimal suele aparecer durante las primeras semanas de vida. Han sido descritos varios factores de riesgo para padecer esta enfermedad: es más frecuente en personas de raza blanca y en niñas (4-5 mujeres por cada varón).

Cuando este canal se encuentra obstruido puede provocar que la lágrima no se drene, se acumule en su interior y al cabo de un tiempo se desarrolle un proceso infeccioso que puede afectar al ojo, a la vía respiratoria alta y al oído.

Algunas veces, por causas inespecíficas, se produce una inflamación de la parte final del saco lagrimal y/o del conducto lacrimonasal, con aparición de un tejido fibroso que ocluye la comunicación entre los párpados y las fosas nasales. Otras veces podemos encontrar mecanismos como infecciones, cuerpos extraños en la fosa nasal que atraviesan la válvula de Hassner, traumatismos, neoplasias o tumoraciones del saco o conducto lagrimal, anomalías óseas, enfermedades inflamatorias como la Sarcoidosis o la enfermedad de Wegener, o tras cirugías como rinoplastias o descompresiones orbitarias.

En los niños la causa más habitual es la compresión sufrida por los huesos craneales que conforman este canal durante el nacimiento, tanto por el uso de un fórceps, ventosa o espátula como por la presión sufrida en el hueso frontal a la hora del encajamiento y la salida por el canal pelviano de la madre, principalmente en partos prolongados. La movilidad que necesitan tener estas estructuras óseas para el correcto bombeo de este canal se ve limitada, con lo que la obstrucción es más frecuente.

En el examen se puede encontrar en el saco lagrimal ulceración del epitelio con aspecto escamoso o hiperplasia, con un infiltrado inflamatorio crónico y fibrosis subepitelial. También hallamos un aumento de la vascularización del plexo vascular alrededor del saco lagrimal. En el conducto lacrimonasal existe un estrechamiento de la luz, con edema, infiltrado inflamatorio crónico y fibrosis del tejido. La mucosa nasal suele ser normal o estar ligeramente inflamada, con fibrosis subepitelial.

¿Cómo se manifiesta la obstrucción del canal lagrimal?

La clínica fundamental de la obstrucción de la vía lagrimal es el acúmulo de restos lagrimales con aspecto pastoso, leve supuración y conjuntivits. También se puede observar irritación del borde palpebral durante los meses de invierno, con el viento y la fatiga. Otro signo que podemos encontrar es la aparición de dacriocistitis aguda (inflamación del canal lagrimal) por obstrucción de la vía lagrimal, con acúmulo de material mucoso y contaminación bacteriana secundaria. Se apreciará tumefacción y dolor. Puede complicarse con fistulización al exterior y formación de un granuloma si se extiende a tejido celular subcutáneo.

El examen médico para su diagnóstico consiste en observar la clínica que presentan los pacientes. Se pueden usar pruebas diagnósticas complementarias como el test de aclaramiento de fluoresceína, test de Jones, sondaje e irrigación de las vías lagrimales y la dacriocistografía. También la tomografía axial computarizada o resonancia magnética nuclear.

 

Tratamiento médico de la obstrucción del canal lagrimal

El tratamiento médico de la obstrucción lacrimonasal consiste en la administración de antibioterapia e indicaciones para un correcto lavado ocular que no tenga riesgos de contagio al ojo contiguo ni al oído. En casos graves y tras largos períodos de evolución se pueden realizar técnicas quirúrgicas invasivas como la dacriocistorrinostomía, puntoplastia, dacrioplastia con silicona o conjuntivodacriocistorrinostomía. También técnicas no invasivas, como la dacrioplastia mediante balón o la implantación de un stent nasolagrimal metálico, de plástico o de poliouretano.

Evaluación y tratamiento osteopático de la obstrucción del canal lagrimal

Desde el punto de vista osteopático nos centramos en la terapia manual, con el objetivo de mejorar la movilidad entre hueso frontal y maxilar principalmente, dando un abordaje global al cráneo, ya que para su correcta movilidad es necesario liberal la región cervical alta y la base del cráneo que influye y gobierna al resto de la bóveda craneal. Con técnicas sutiles se separan ambas ramas óseas maxilares y frontales que conforman este canal, para darle elasticidad, eliminar las fibrosis que se instauran en su interior y aumental la luz interna disminuida.

Los huesos del niño no han finalizado aún su osificación, y centrándonos en el frontal, durante el primer año es posible modificar su forma y posición con respecto a huesos vecinos ya que su osificación no finaliza hasta ese primer año de vida. En cuanto al maxilar podremos alargar nuestra influencia hasta el primer año y medio.

Suele ser necesario normalizar la movilidad del complejo mandibular y estructuras del paladar que tienen una relación muy directa con el hueso maxilar y movilidad del complejo esfenomaxilar.

Finalmente se realizan bombeos o masajes que permitan desobstruir el canal lagrimal.

Siempre actuaremos fuera de los procesos infecciosos agudos que cursen con fiebres superiores a los 38 º en niños.

En resumen tratamos de normalizar la situación anatómica del canal lagrimal, con el objetivo de mejorar su drenaje y evitar los procesos infecciosos posteriores. Insistimos siempre en indicar nuestra actuación en casos traumáticos asociados al parto. En los casos en los que la alteración venga dada por una anomalía congénita en el crecimiento óseo u otras estructuras que afecten al ojo nuestra actuación tendrá mucha menos efectividad, y será necesario un seguimiento y tratamiento médico más exhaustivo.

 

canal lagrimal

canal lagrimal2

Vídeo relacionado: fuente youtube

Autor: Clínica Dyto

 

Artículo médico de referencia

 

http://dx.doi.org/10.4321/S0365-66912003000600005

OBSTRUCCIÓN DE VÍA LAGRIMAL TRATADA
MEDIANTE STENT LACRIMONASAL

SOLER MACHÍN J1, CASTILLO LAGUARTA JM2, DE GREGORIO
ARIZA MA3, MEDRANO J4, CRISTÓBAL BESCÓS JA2

2 Respuesta a OBSTRUCCIÓN DEL CANAL LAGRIMAL

  1. Buenos días :
    Me gustaría saber si hay alguna técnica similar para los adultos, ya que me han recomendado cirugía y antes de realizarla me gustaría valorar otras posibilidades. Muchas gracias de antemano.
    Un saludo

    • Buenas, en edad adulta se puede trabajar el cráneo con terapia manual exactamente igual que en los niños, lo único que la movilidad que se puede llegar a conseguir y los resultados no son tan buenos y rápidos. Habría que valorar la causa real de la obstrucción y abordar la región maxilar y frontal así como todo el cráneo y región cervical en su conjunto con el fin de liberal el canal lagrimal y mejorar la vascularización venosa de toda la región facial.
      En edad adulta dichas obstrucciones pueden tener relación con sinusitis y otros problemas de vías respiratorias altas.

Deja un comentario

Nombre*

Email* (Nunca sera publicado)

Website

El objetivo de esta web es poder prestar toda la información posible acerca de la Fisioterapia y la Osteopatía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora