OSTEOPATIA VISCERAL

OSTEOPATIA VISCERAL

OSTEOPATÍA VISCERAL

En esta entrada queremos hablar sobre el papel de la terapia manual osteopática a nivel visceral. Es una parte de la osteopatía muchas veces desconocida por los pacientes y que prácticamente tenemos que trabajar en todos los casos que vemos en consulta en mayor o menor medida, sin excepciones de edad o sexo.

La osteopatía comprende 3 principales campos que son abordados en cada sesión y en función del problema con el que el paciente acuda al tratamiento. Son la terapia estructural basada en recuperar la movilidad articular del raquis o columna y de los miembros superiores e inferiores, la terapia craneal destinada a liberar las suturas craneales y normalizar la movilidad de los huesos del cráneo y del movimiento craneal a nivel global y la terapia visceral destinada a recuperar la movilidad y función normales de una víscera. Deben ser aplicadas en este orden con el fin de normalizar primero los estímulos que llegan a la región sobre la que queremos tener un efecto a través de técnicas estructurales y craneales y posteriormente trabajar la víscera en cuestión para normalizarla en el caso de que sea necesario.

tecnica_intestino

¿POR QUÉ ES NECESARIO TRATAR MANUALMENTE UNA VÍSCERA?

Las estructuras viscerales son órganos que requieren una movilidad determinada considerada normal o fisiológica para su correcto funcionamiento. Cada víscera posee un ritmo de movimiento característico y en una dirección concreta acompañando al movimiento respiratorio principalmente del músculo diafragma. Por poner un ejemplo cuando realizamos una inspiración nuestro diafragma se contrae, expande y desciende hacia la cavidad abdominal empujando a las vísceras abdominales y obligándolas a moverse. El hígado por ejemplo desciende, rota anteriormente y realiza una inclinación lateral a la derecha. Cuando el diafragma vuelve a ascender al espirar el hígado retoma su posición inicial ascendiendo, inclinándose a la izquierda y rotando posteriormente. Cada víscera posee un patrón de movimiento característico y se encuentra suspendida en su ubicación por un sistema ligamentario complejo y un sistema fascial o envoltura que la mantiene asislada del resto de estructuras pero interconectada a través de vasos sanguíneos y aponeurosis o ligamentos a todo lo que la rodea.

Si por cualquier razón existe una limitación de movilidad por ejemplo a nivel de la columna o de la pelvis y ésta influye en la movilidad de la vÍscera que está ahí ubicada y anclada, dicha víscera verá afectado su movimiento normal, y toda estructura que no se mueva correctamente puede llegar a enfermar o manifestar síntomas. Con la osteopatía tratamos de normalizar la movilidad de una víscera afectada, así como toda la información neurovegetativa y vascular que llega a ella, con el fin de normalizar su situación y permitir que no esté en una situación de desventaja y manifieste síntomatología. A parte de recuperar su movilidad, con técnicas de terapia manual se puede mejorar el aporte sanguíneo arterial a una víscera, estirar su sistema ligamentario, tratar diferentes partes o conductos viscerales para mejorar su funcionamiento o drenaje o bombear para descongestionarla.

tecnica_sigmoides

¿EN QUÉ SITUACIONES SE DEBE TRATAR UNA VÍSCERA?

En ocasiones vemos en consulta pacientes con síntomas que se originan y manifiestan directamente a nivel visceral, como por ejemplo un reflujo gastroesofágico, naúsea, estreñimiento o diarrea. En estos casos tras un diagnóstico diferencial y siempre que se trate de una patología que se encuentre dentro de nuestro campo de actuación abordaremos dicha estructura directamente para normalizarla.

Sin embargo en otras ocasiones, las más habituales, el paciente acude con un síntoma a nivel muscular o cutáneo, y este dolor es el resultado de un problema de origen visceral a distancia. La víscera por tanto manifiesta su situación patológica de manera no consciente o indirecta. En este caso tras hablar con el paciente y realizar los test diagnósticos correspondientes se llega a la conclusión de qué víscera es la responsable del dolor referido y en consecuencia se aborda en el tratamiento toda aquella estructura que esté relacionada con dicha víscera. De esta manera el dolor referido mejora a veces incluso sin necesidad de tratar la zona en la cual dicho dolor se encuentra.

Las situaciones más habituales con las que los pacientes acudís a consulta a raíz de un dolor de origen visceral son las cervicalgias, dorsalgias y lumbalgias referidas, tanto de origen torácico como abdominal. El corazón y pulmón refieren muchos dolores a la zona cervical y dorsal alta, incluso a ambos miembros superiores, siendo el corazón un origen de dolores en el miembro superior izquierdo, hombro izquierdo y zona dorsal alta en forma de rombo muy habitual. El estómago genera molestias habituales en la región interescapular, hombro izquierdo y ambos trapecios. El hígado y vesícula biliar en el hombro derecho, cuello, región costal baja a la derecha y región interescapular. El colon refleja dolor a ambos flancos, región inguinal y miembros inferiores. El intestino en función de qué porción refiere dolor prácticamente a cualquier zona dorsal y lumbar. El sistema ginecológico provoca muchas lumbalgias bajas y ciatalgias. Estos son solo algunos casos que nos sirven de ejemplo para observar la gran incidencia del sistema visceral en el resto del organismo.

 

diafragma

Cuando nos referimos a una disfunción visceral que pude ser abordada con la osteopatía hablamos de restricciones de movilidad, de una vascularización pobre y un incorrecto estímulo neurovegetativo que llega a dicha víscera, situaciones que normalizamos con el tratamiento manual osteopático. En ningún momento trataremos vísceras que están pasando por una fase patológica aguda o tumoral tal como una apendicitis, colecistitis, pielonefritis, infección urinaria, etc. En estos casos el ámbito médico actuará primero y una vez solucionada la fase aguda podremos trabajar las restricciones viscerales consecuencia de dicho proceso patológico.

 

Por tanto siempre que acudas a un fisioterapeuta y osteópata intenta aportar la mayor información posible sobre el problema con el que acudes. No vayas con ideas preconcebidas sobre el origen de tu problema y se receptivo a las explicaciones y técnicas que tu osteópata decida aplicar. No te extrañes si al acudir por ejemplo con un dolor en la espalda la mayor parte del tratamiento es aplicado en el tórax o abdomen. La terapia visceral es necesaria y soluciona gran cantidad de problemas.

Deja un comentario

Nombre*

Email* (Nunca sera publicado)

Website

El objetivo de esta web es poder prestar toda la información posible acerca de la Fisioterapia y la Osteopatía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora