OSTEOPATÍA Y FISIOTERAPIA

OSTEOPATÍA Y FISIOTERAPIA

En muchas ocasiones los pacientes nos preguntan si somos fisioterapeutas u osteópatas, sin saber realmente qué diferencia existe entre ambas formaciones.

El objetivo que buscamos con este artículo es el de aclarar al paciente algunos conceptos clave para que pueda entender mejor las semejanzas y diferencias entre un tratamiento de fisioterapia y un tratamiento de osteopatía. No se pretende en ningún caso generar un debate interprofesional con el siguiente texto.

En primer lugar hay que decir que la fisioterapia está reconocida por el sistema nacional de salud y está integrada en hospitales y centros de salud públicos, en diferentes especialidades como neurología, traumatología o pediatría.

La osteopatía está reconocida por la Organización Mundial de la Salud como una medicina alternativa, pero no tiene el mismo reconocimiento institucional que la fisioterapia atesora en España (sí está reconocida en otros países de la Unión Europea, Estados Unidos y Sudamérica). Sin embargo la evolución científica que está llevando a cabo la osteopatía nos hace preveer que en cuestión de años será una especialidad médica reconocida institucionalmente en España.

A nivel académico en España, mientras que la fisioterapia se estudia en la universidad durante 4 años, hay una gran problemática con la formación en osteopatía. Al no reconocer las instituciones la osteopatía como una titulación propia, hay una gran diversidad de estudios en medicina osteopática, desde cursos no homologados a postgrados o másteres oficiales. Generalmente se estudia como  una formación complementaria que se imparte a las personas que han estudiado fisioterapia previamente.

A nivel clínico, que es lo que verdaderamente importa al paciente, cabe destacar que la fisioterapia, aparte de la terapia manual, trabaja con agentes naturales como el frío, el calor, la electricidad… Y el instrumento más utilizado en osteopatía son las manos del terapeuta. Muchas de las técnicas son similares en ambas terapias.

Lo que realmente diferencia a la fisioterapia de la osteopatía es el enfoque del tratamiento, así como la capacidad de diagnóstico, siendo la osteopatía mucho más amplia. Con la fisioterapia hacemos un abordaje más analítico de la lesión, mientras que con la osteopatía tenemos una visión más global, se intenta llegar al origen del problema, entender como el cuerpo ha llegado a desarrollar ese síntoma o esa clínica. Para entenderlo mejor pongamos un ejemplo: Un dolor en la región lumbar puede venir de un problema a ese nivel, pero puede también aparecer por una disfunción en el intestino grueso o tener su origen en la extremidad inferior.  Preguntas como ¿Tiene relación nuestro estómago con el dolor de espalda? ¿Me puede doler la rodilla por un mal apoyo podal? ¿Hay relación entre el hígado y mi dolor de hombro? Tienen una respuesta afirmativa y es ahí donde la osteopatía hace su aparición.

Un ejemplo muy didáctico que solemos explicar con frecuencia en la consulta a nuestros pacientes es el siguiente, no se trata de una ponencia técnica ni científica, pero sí muy aclarativa para el paciente. Imaginemos que en nuestro domicilio tenemos una mancha con la pintura levantada en la pared. Se nos puede ocurrir llamar a un pintor, el cual limpiará la pared, la lijará y la volverá a pintar con el mismo color, quedando un resultado óptimo. Con el tiempo nos damos cuenta de que la mancha vuelve a aparecer. Entonces pensamos en llamar a un albañil, el cual tras observar por dentro de la vivienda la mancha y salir al exterior y observar el tejado decide reparar algunas tejas que se encontraban rotas y posteriormente ir al interior de la vivienda a limpiar, lijar y pintar de nuevo la mancha. El primero de los casos sería el equivalente al fisioterapeuta, el segundo sería el equivalente al osteópata. Este último ha ido al origen del problema, dando por tanto una solución definitiva.

A continuación dejamos un vídeo muy interesante sobre el tema:

Autor del vídeo: fisioterapia-online.com

Fuente: youtube

Para finalizar este artículo y a modo de conclusión recomendamos al paciente que resida en España que acuda siempre a un fisioterapeuta titulado, algo que podrá saber si posee número de colegiado, y si además está formado en osteopatía mayor será la batería de recursos que tenga para dar solución al problema.

Autor: Marcos Bueno Fleirez, fisioterapeuta de Kiné Fisioterapia y Osteopatía, Alcala de Henares, Madrid.

Deja un comentario

Nombre*

Email* (Nunca sera publicado)

Website

El objetivo de esta web es poder prestar toda la información posible acerca de la Fisioterapia y la Osteopatía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora