PUNCION SECA

PUNCION SECA

LA PUNCIÓN SECA EN FISIOTERAPIA

En las siguientes entradas queremos dar a conocer algunas de las técnicas usadas en el ámbito de la fisioterapia que nos ayudan a mejorar el abordaje del tejido blando durante las sesiones de tratamiento, concretamente el  tejido muscular. Este tipo de técnicas se encuentran dentro de las denominadas técnicas invasivas, debido al uso de la punción y de la entrada del material punzante bajo el tejido subcutáneo y dentro del tejido muscular.

Concretamente la punción seca es una herramienta que usamos los fisioterapeutas para tratar los dolores referidos de origen muscular causantes de un patrón de dolor a distancia, en lo que llamamos un Síndrome de Dolor Miofascial.

puncion seca trapecio

Toda estructura muscular posee un patrón de dolor referido característico, generalmente irradiado y a distancia. Conociendo la anatomía y los patrones característicos de cada elemento muscular podemos identificar cuándo un dolor a distancia proviene de dicho músculo o grupo muscular y realizar un diagnóstico diferencial con diversos test musculares, articulares, neurales y viscerales que nos permitan establecer con exactitud la estructura responsable del dolor. Si el responsable es un músculo podrá ser abordado tanto manualmente como con técnicas invasivas a través de la punción. Por tanto la punción será usada como una herramienta terapéutica no exclusiva en el tratamiento si no como un complemento más al abordaje global del organismo, en concreto cuándo determinadas situaciones musculares originan patrones de hipertonía y cordones miálgicos activos o latentes.

Este tipo de patología puede presentarse como una entidad clínica exclusiva o acompañar a otros procesos patológicos osteoarticulares, viscerales y musculares.

puntos gatillo

 

Mecanismo fisiológico de un punto gatillo

Denominamos punto gatillo a un punto doloroso presente en una banda que afecta a un conjunto de fibras del tejido muscular esquelético, denominada banda tensa, en la cual existe un acortamiento crónico de las miofibrillas musculares, con un patrón de hipertonía refleja crónica, mantenida en el tiempo y responsable de un dolor referido a distancia. Cuando se realiza una palpación superficial o profunda dependiendo de la localización anatómica del músculo sobre dicha banda tensa se despierta un dolor local y referido característico, sordo y de tipo quemazón.

La fibra del músculo esquelético está compuesta por el complejo fusimotor, constituido por la parte externa  o fibras extrafusales y la parte interna o huso neuromuscular, donde se sitúan las fibras intrafusales, envueltas estas últimas por una vaina de tejido conectivo. Cada tipo de fibra recibe una inervación por motoneuronas diferentes procedentes del asta anterior de la médula espinal. La fibra intrafusal es la que controla realmente el ritmo de contracción de la fibra muscular, se encarga de ponderar la intensidad y calidad de la contracción, recibiendo inervación por parte de la placa motora musucular. Esta fibra intrafusal recibirá información por parte de motoneuronas gamma, y en su interior posee fibra puramente sensoriales que no responden a la contracción si no que envían aferencias a la médula para informar sobre el estado de contracción de la musculatura. La fibra extrafusal se adapta a la situación de la intrafusal. La fibra extrafusal informa sobre el estado de longitud, tensión y movimiento del músculo, y recibirá información por parte de motoneuronas alfa, adaptándose al acortamiento o elongación de la fibra para evitar daños en movimiento bruscos o no controlados.

huso neuromuscular

Cuando la fibra muscular es sometida a un acortamiento brusco y mantenido, debido a un traumatismo, a una función muscular brusca o una función muscular por adaptaciones posturales mantenidas, las fibrillas del interior de la fibra muscular, situadas en el huso neuromuscular se acortan y envían una aferencia neuronal a través de las fibras sensitivas primarias llamadas fibras  La al asta posterior de la médula obteniendo una respuesta del asta anterior mediante las denominadas motoneuronas alfa y gamma que incrementan la contracción del huso neuromuscular y de la fibra extrafusal, aumentando el acortamiento muscular. Las aferencias neuronales o fibras sensitivas La del huso muscular rodean en forma de muelle a dicho huso. Esta situación mantenida en el tiempo somete al interior de la fibra muscular a un acortamiento permanente de la sarcómera, y las terminaciones neuronales se enrollan sobre si mismas acompañando al huso neuromuscular en el acercamiento de sus extremos. Las fibras extrafusales o de la parte externa de la fibra muscular se adaptan a la longitud y conformación de las intrafusales, y si éstas últimas se acortan las extrafusales también lo hacen, recibiendo una batería de impulsos neuronales por motoneuronas alfa del asta anterior de la médula que ayudan a mantener la cronicidad del acortamiento. En adelante los procesos de fibrosis alrededor de las fibras musculares explican el mantenimiento prolongado del acortamiento y la cronicidad del mismo.

En el conjunto de fibras afectadas existirá una sobreestimulación de diferentes receptores nociceptivos o dolorosos y de los barorreceptores o receptores de presión, los cuales secretarán sustancias énzimáticas y neurotransmisores que favorecerán la transimisión de la información dolorosa a la médula e incrementarán la cronicidad de la contracción. Al mismo tiempo se secretan sustancias proinflamatorias que provocan una afección del tejido muscular y circundante.

punto gatillo muscular

Puntos gatillo activos y latentes

Denominamos punto gatillo activo a aquel punto gatillo que sin ser estimulado mecánicamente mediante presión o fricción da como resultado su patrón de dolor referido característico de forma espontánea y casi permanente dependiendo de la posición corporal y la función muscular a la que sea sometido el músculo afectado.

De la misma forma denominamos punto gatillo latente a aquel punto gatillo que únicamente refiere dolor si es estimulado palpatoriamente, nunca de forma espontánea.

En terapia manual tendrán especial interés los puntos gatillo latentes, resultan ser los más sintomáticos y problemáticos para el paciente, por lo cual en el caso de aplicar tratamientos en los síndromes de dolor miofascial o en otros abordajes musculares se buscarán dichos puntos latentes y serán abordados manualmente y mediante punción seca.

 

Técnica de punción seca

La técnica de punción seca consiste en el uso de agujas metálicas de punción, igual que las que se usan para acupuntura, de entre 0,30 y 0,32 mm de grosor y dependiendo del músculo a tratar y la profundidad de localización del punto gatillo de entre 2,5 y 6 cm de longitud.

Una vez localizado el punto gatillo muscular a tratar, el terapeuta procederá a la palpación en pinza con los dedos índice, mayor y pulgar o en palpación plana directamente con el dedo índice sobre o junto a la banda tensa a tratar para guiarse y tomar la referencia correcta, mientras introduce con la otra mano la aguja en la dirección adecuada hasta el grupo de miofibrillas afectadas. Una vez dentro se trabajará con la aguja a través de movimientos de rotación o de avance y retroceso con el fin de estimular dicho punto gatillo e inhibir la información aferente que éste envía al asta posterior de la médula, con lo que se obtendrá una reducción en la descarga de las motoneuronas que mantienen el espasmo y la hipertonía muscular.

Durante la aplicación de la técnica el paciente podrá notar sensaciones tipo calambre, irradiación o incremento del dolor, quemazón, espasmo muscular transitorio, sudoración, adormecimiento o acorchamiento entre otros efectos, los cuales podrán durar de horas a varios días dependiendo de cada caso.

Un efecto muy habitual y buscado por el terapeuta que resulta el indicativo de la correcta localización del punto gatillo y su consiguiente punción son los Espasmos Locales Reflejos de la musculatura que estamos tratando. Mientras se trabaja con la aguja dentro del tejido muscular éste comienza a reaccionar con un efecto de tiraje alrededor de la aguja responsable de la reacción del sistema fascial y posteriormente con leves espasmos o contracciones involuntarias del fascículo muscular que estamos tratando. Es un efecto como hemos comentado deseado y buscado por el terapeuta que indica la sobresaturación a la que sometemos al sistema neuromuscular, siendo ésta la responsable de la posterior inhibición del espasmo muscular.

Por norma general se abordan los músculos que presentan dolor referido, y en el caso de una afección de un numeroso grupo o lazada muscular trabajaremos los más afectados de dicho grupo. En cada aplicación suele ser necesario puncionar en varias ocasiones, ya que no siempre es posible localizar el punto gatillo exacto en la primera punción.

La técnica se realizará siempre tomando las medidas higiénicas mínimas necesarias para su aplicación, tales como el uso de guantes por parte del terapeuta, desinfección de la piel de la zona a tratar con alcohol de 70º o desinfectante cutáneo y el uso de agujas esterilizadas. Nunca se realizarán varias punciones con la misma aguja, ni si quiera en el mismo paciente. Una vez que una aguja haya sido usada y la hayamos retirado del interior del tejido muscular y subcutáneo, para realizar otra punción se usará una nueva aguja.

 

 

Deja un comentario

Nombre*

Email* (Nunca sera publicado)

Website

El objetivo de esta web es poder prestar toda la información posible acerca de la Fisioterapia y la Osteopatía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora