TENDINITIS ROTULIANA

TENDINITIS ROTULIANA

LA TENDINITIS DEL TENDÓN ROTULIANO

En esta entrada queremos hablar sobre una patología muscular muy frecuente en deportistas y con la que muchos pacientes acuden a nuestra consulta. Se trata de la tendinitis del tendón rotuliano. Consiste en un proceso inflamatorio que afecta al tendón de inserción del músculo cuádriceps sobre la tuberosidad anterior de la tibia en su región más proximal. Este tendón es la porción más distal de dicho músculo y tras abarcar con todas sus fibras la cara anterior de la rótula o patela se ancla en la tibia, permitiéndonos realizar un movimiento de extensión de la rodilla. Algunos gestos deportivos incorrectos ó excesivos que impliquen una sobrecarga del cuádriceps pueden desencadenar una tendinitis del tendón rotuliano.

tendinitis rotuliana

 

ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA

El cuádriceps es un músculo grande y potente, conformado por 4 vientres o cabezas musculares: el crural, recto anterior, vasto interno y vasto externo, originadas en la espina ilíaca anteroinferior de la pelvis y región superoanterior del fémur. Estas cuatro estructuras musculares circulan por la cara anterior de nuestro muslo y se unen en una estructura tendinosa común por encima de la rótula para insertarse en su borde superior, pasando luego todas sus fibras por delante de la misma rótula y continuando hacia la tibia insertándose en la tuberosidad tibial anterior en una estructura fibrosa que conforma el tendón rotuliano.

cuadriceps

Cuando el cuádriceps se contrae provoca una tracción a través del tendón rotuliano que eleva la tibia, permitiendo realizar un movimiento de extensión de la rodilla por la articulación femorotibial. La rótula actúa como una polea de reflexión que optimiza la función del cuádriceps en su acción de extensión de rodilla, y sufre una compresión fisiológica contra el fémur cuando el cuádriceps actúa.

La musculatura antagonista u oponente al cuádriceps son los músculos isquiotibiales o isquiosurales, grupo muscular situado en la parte posterior del muslo que engloba a semitendinoso, semimembranoso y bíceps femoral. Este grupo muscular se encarga de realizar la flexión de rodilla y parte de la extensión de cadera , o en su acción pasiva o excéntrica frenar o limitar la extensión de la rodilla, es decir cuando el cuádriceps actúa los isquiotibiales se contraen para ir frenando levemente esa acción y evitar una extensión excesiva que pudiera dañar la rodilla.

La competencia entre estos dos grupos musculares es de vital importancia para entender el mecanismo de producción de las tendinopatías del tendón rotuliano

El cuádriceps y por tanto el tendón rotuliano que forma parte de él reciben una inervación o control neural sensitivo y motor del plexo lumbar, concretamente de ramas de L3 y L4 a través del nervio crural o femoral. Los isquiotibilaes recibirán información  de ramas del plexo lumbar y sacro, L5 y S1, a través del tronco del nervio ciático. Por lo tanto cualquier problema mecánico lumbar puede influir en la hipertonía o hipotonía de estos músculos,  favoreciendo los desequilibrios entre ambos grupos y las posibles patologías tendinosas posteriores.

Igualmente una limitación en la movilidad de la pelvis que afecte a las articulaciones sacroilíacas o coxofemorales, o problemas que afecten al pie y a la tibia pueden influir en la capacidad de acción de estos dos grupos musculares, ya que ambos se anclan en estas regiones óseas.

 

MECANISO DE PRODUCCIÓN DE LA LESIÓN

 Cuando durante una actividad deportiva estamos realizando un gesto de carga, es decir un salto, carrera, sentadilla, etc., con el pie en apoyo y la rodilla realiza una flexión, el cuádriceps se estará contrayendo en una situación excéntrica, es decir al mismo tiempo que se está estirando o alargando se mantiene contraído para ir frenando el movimiento, en este caso de flexión de rodilla. Son estos gestos excéntricos del cuádriceps los que más fácilmente pueden dañar al tendón rotuliano y los que provocan las mencionadas tendinitis. Este tendón sufre mucha tensión durante estos gestos, y si los repetimos continuadamente acabará fatigándose y desarrollando un proceso inflamatorio.

Los movimientos de extensión de rodilla sin estar el pie en apoyo, es decir un golpe al balón en el fútbol o una patada al aire por ejemplo, no son tan traumáticos para el tendón rotuliano. En este caso son los isquiotibiales los que frenarán el movimiento de extensión, y si el gesto es brusco serán estos últimos los que probablemente se lesionen.

Los gestos de extensión de rodilla sin carga pero contra resistencia, es decir un trabajo de musculación del cuádriceps con una prensa o con un banco de cuádriceps en los cuales podemos aumentar el peso de trabajo, también pueden contribuir a los procesos de tendinitis del tendón rotuliano, aunque para que se provoquen es necesaria mucha resistencia y muchas más repeticiones que en los gestos excéntricos que hemos comentado anteriormente.

 

TRATAMIENTO FISIOTERÁPICO Y OSTEOPÁTICO

 Desde el ámbito de la fisioterapia y la osteopatía el tratamiento está encaminado en primer lugar a reducir la inflamación del tendón rotuliano, para posteriormente equilibrar la acción muscular entre cuádriceps e isquiotibiales.

Para ello en las primeras sesiones se aplicará hielo local, masaje transverso sobre el tendón rotuliano, masoterapia sobre el cuádriceps, vendaje neuromuscular sobre el cuádriceps y vendaje funcional de contención del tendón rotuliano si fuera necesario. Algunos compañeros complementan el tratamiento con aplicación de corrientes de electroterapia analgésica o Electrolisis Percutánea Intrasular que mejora el proceso inflamatorio. Se recomendará al paciente reposo deportivo y aplicación de hielo local en el domicilio.

vendaje neuromuscular tendon rotuliano

vendaje_funcional_tendon_rotuliano

En las sesiones consecutivas, incluso desde la segunda dependiendo de la gravedad de la lesión, se abordará la pelvis y el pie para mejorar la movilidad de ambos y contribuir a una mejor situación postural que nos ayude al equilibiro muscular de la pierna. Se trabajara con masoterapia y estiramientos el cuádriceps, isquiotibiales, musculatura pelvitrocantérea y si liberará la región lumbar con el fin de mejorar la información que enviamos a ambos grupos musculares.

La última fase incluye el trabajo de estiramientos potentes de la musculatura hipertónica que generalmente es el cuásdriceps y la potenciación de la musculatura débil o hipotónica que suelen ser los isquiotibiales. Por último se añaden ejercicios excéntricos de cuádriceps con carga controlada y sin demasiada resistencia al principio, para ir acostumbrando al tendón rotuliano a los gestos excéntricos y que los soporte mucho mejor si estos aparecen de forma brusca o repetitiva en un futuro.

excentrico cuadriceps

Por norma general, después del transcurso de 3 semanas a 2 meses estos episodios se solucionan, todo dependiendo de la edad del paciente, tipo de deporte y frecuencia con la que lo practique, la gravedad de la tendinitis y la participación con trabajo en domicilio que complemente el trabajo en consulta.

6 Respuesta a TENDINITIS ROTULIANA

    • Buenas, depende del grado de dolor. Si es un episodio muy agudo y reciente que genera un dolor importante es recomendable guardar reposo deportivo. En el caso de que sea un episodio ya avanzado y el dolor sea puntual y tolerable se puede vendar y comenzar con trabajo deportivo moderado. No obstante lo ideal es que lo valore tu fisioterapeuta, se trate y te de las recomendaciones más adecuadas a tu caso.

  1. Hola llevo desde octubre 2020 con tendinitis rotuliana, y ahora en 2021 me han diagnosticado hernia discal l4 l5.
    Es posible que tenga alguna relación?
    Por mucho excéntrico e isometricos que hago sigo teniendo la tendinitis.

    • Buenas Marcos, habría que valorar in situ el problema de la rodilla, pero podría ser.
      La inervación y control del cuádricpes y de las estructuras capsuloligamentarias de la rodilla provienen de la región L3 y L4, por tanto una hernia en el espacio L4-L5, que dependiendo de qué tipo y dirección de hernia sea, puede afectar a la raíz nerviosa de L4, L5 incluso S1. Podía tratarse de un dolor irradiado o condicionado por la situación lumbar.

      Pero no obstante sin valorar la rodilla en consulta es imposible saberlo a ciencia cierta.

      Un saludo.

  2. Hola, tengo 55 años y tengo tendinitis rotuliana y un poco de artrosis, el medico me trató solo la artrosis y el tendon sigue inflamado, ahora me puso en reposo, ya llevo asi casi 3 meses, que deberia hacer?
    Gracias!!

    • Buenas Elvira, disculpa la tardanza en responder, tuvimos problemas con la web. Al tratarse de un proceso inflamatorio en un tendón, hay que tratar de reducir el dolor de dicha estructura en la medida de lo posible. En los días de mucho dolor si es recomendable un reposo relativo, pero en evoluciones largas hay que estar activos para favorecer la recuperación del tendón. Lo ideal es que acudas a un fisioterapeuta para pautar un tratamiento e indicaciones a la actividad física adecuadas para tu situación.

      Un saludo.

Deja un comentario

Nombre*

Email* (Nunca sera publicado)

Website

El objetivo de esta web es poder prestar toda la información posible acerca de la Fisioterapia y la Osteopatía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora